¿Qué es el Síndrome del Impostor?

El síndrome del impostor es un fenómeno psicológico que produce una sensación de no estar a la altura de las circunstancias o de no ser lo suficientemente buenos, a pesar de haber demostrado con logros académicos y laborales la valía. Siempre se repite el mismo patrón de tener un pensamiento de que se ha tenido suerte en los logros obtenidos, que es gracias a agentes externos o a factores independientes a la valía individual.

La perspectiva individual es de fraude o impostor ya que sienten que no merecen lo que han conseguido o la posición en la que se encuentran. Crea una sensación de miedo a ser descubiertos que acaba repercutiendo en su rendimiento. Este fenómeno puede afectar en ámbitos laborales, académicos o sociales.

Existen dos niveles de este fenómeno:

  • Nivel temporal: suele ocurrir cuando se empieza algo nuevo, ya sea un puesto de trabajo, un curso, un nuevo cliente, un proyecto, etc. Suele desaparecer el poco tiempo, cuando la experiencia fomenta la confianza y la autoestima.
  • Nivel crónico: puede ocurrir en contadas ocasiones que este síndrome dure a lo largo del tiempo de forma indefinida. Esto provoca problemas de estancamiento y de parálisis por el miedo a ser descubierto. Se participa menos, se aspira a menos. Repercute en sus relaciones interpersonales y la sensación de miedo es constante.

Causas del Síndrome del Impostor

Son varios los motivos por los que el Síndrome del Impostor puede aparecer:

  • Presión familiar y social. Esto puede suceder cuando existe una presión competitiva para con los estudios o el trabajo, donde conseguir éxitos de forma constante es el objetivo. En entornos de este tipo acaban apareciendo dudas, donde puede situarnos a sufrir el síndrome del impostor.
  • Malas experiencias. Un simple despido, un suspenso o una ruptura puede desencadenar que suframos este fenómeno. Las dudas pueden surgir de una experiencia inesperada que haga replantear nuestra situación y no encontrar respuestas que expliquen esta nueva situación.
  • Baja autoestima. Tener una baja autoestima o poca confianza en uno mismo suele traer como consecuencia una serie constante de dudas acerca de la valía o de no ser lo suficientemente buenos en algo.
  • Cambios. Salir de la zona de confort es difícil, ya no solo por dejar atrás un lugar en el que uno se sentía seguro, si no porque la adaptación a un nuevo entorno no siempre es fácil o rápida. Hasta que la adaptación sea completa, las inseguridades están a flor de piel, lo que puede traer el síndrome del impostor.
Síndrome del Impostor | BeChallenge | Imagen de Raw Pixel

La importancia de la Inteligencia Emocional

Tal y como hemos visto en las causas, el problema radica en una mezcla de experiencias y lo que uno piensa de sí mismo. En BeChallenge siempre hemos dado una importancia capital a la inteligencia emocional, ya que creemos que es imprescindible para el desarrollo personal de un estudiante y, en consecuencia, para el desarrollo de la persona a lo largo de su vida.

Disponer del conocimiento de entender las emociones propias y analizar las situaciones y experiencias desde la lógica permite evitar que lleguemos a sufrir este tipo de fenómenos. El autoanálisis ayuda a la persona a entender y valorar todo el contexto que le ha hecho llegar a donde está.

¿Puede el Aprendizaje Basado en Retos prevenir el Síndrome del Impostor?

En educación se suele ver que este síndrome lo padecen normalmente los profesores, los cuales se culpan de los malos resultados de algunos alumnos, creyendo que no valen para su trabajo, y sería conveniente poner perspectiva y pensar en equilibrar los pensamientos e intentar buscar mejoras, ya que sin duda, el profesorado trabaja con pasión y esfuerzo para conseguir lo mejor de sus alumnos pero a la vez, es saludable analizar las práctica docentes para ver cómo progresivamente se pueden ir mejorando.

No obstante, es importante educar a los alumnos para que no tengan que pasar por este fenómeno cuando lleguen al mundo laboral (o lo sientan siendo estudiantes o en sus círculos sociales). Para ello, hay que educar exponiéndolos a diferentes situaciones y se vean capaces, no solo de solventarlas, si no de buscar la forma de saltar todos aquellos obstáculos que se vayan presentando en el camino.

El Aprendizaje Basado en Retos, con un apoyo profundo en la inteligencia emocional, proporciona contextualizar a los estudiantes en entornos reales, más allá de la comodidad de un aula o de un examen memorístico. Se busca que los estudiantes “se busquen la vida” y se enfrenten a situaciones reales. Un reto no es más que un resquicio del mundo que les espera, ¿por qué no hacer que ese mundo forme parte también de las aulas?

Desde BeChallenge entendemos el Aprendizaje Basado en Retos como una manera de entender la educación integral, enfocada al aprendizaje significativo y que acompaña a construir a las personas sus habilidades a través de la resolución de retos reales que son significativos y motivadores para el alumnado. En este caso concreto, construir a las personas nos referimos a la oportunidad de trabajar la autoregulación del alumnado, la resiliencia y su capacidad de superación, ya que estas 3 habilidades interpersonales les habilitarán muchas herramientas para gestionar cualquier tipo de situación.

Exponer a los estudiantes a entornos reales hace que se rompan barreras de miedo, ya que se pueden ver a ellos mismos siendo capaces de realizar retos con sus habilidades y su conocimiento. Además, tener un seguimiento de evaluación de los retos permite quitar algo de presión a la autorregulación, para guiarle y ver qué aspectos mejorar y cuáles han sido sus puntos fuertes.

Universitario | BeChallenge | Imagen de Seventyfourimages

Más información

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Las siguientes reglas del RGPD deben leerse y aceptarse:
En Bechallenge (titularidad de BeDebate, S.L.U.) trataremos los datos que nos facilites con la finalidad de realizar un comentario en la web. Podrás ejercer los derechos de acceso, rectificación, limitación, oposición, portabilidad, o retirar el consentimiento enviando un email a hello@bechallenge.io. También puedes solicitar la tutela de derechos ante la Autoridad de Control (AEPD). Puedes consultar información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra Política de Privacidad